Masticar: toda la gastronomía en Buenos Aires.

Masticar: toda la gastronomía en Buenos Aires.

La Feria Masticar es uno de mis eventos preferidos. Descubrir opciones nuevas y riquísimas, pasear, disfrutar del sol, aprender y degustar. La clave es ir acompañados, así podemos compartir los platos y probar más opciones de la inmensa lista que hay por recorrer. En mi caso seleccioné los que me conquistaron la mirada, el paladar y el corazón: mis fundamentales de la gastronomía en Buenos Aires.

  • Empezamos con uno ideal para el frío de la mano de Pablo Buzzo y Gustavo Rapretti: lentejas de montaña, panceta curada, merken, salvia ahumada y frutos secos. Lo más sobresaliente es la combinación entre el guiso que ya conocemos, el sabor agridulce y el maní. Una cuchara calentita que alegra el alma. 
  • Todos los años sorprenden y este no fue la excepción 🙌 Mollejas ahumadas, lefse de papa, alioli cítrico y queso fontina le dan vida a un plato que tiene mil sabores dentro de uno. Cada bocado es un viaje que empieza cuando los Pettersen, @cmppetersen @robertopetersen_ @juanmanuelherrera1 lo entregan en mano y con una sonrisa.
  • La especial de Mauro: hamburguesa de cerdo, repollo colorado, mostaza antigua, pickle de limón, panceta y cebolla asada de Carne. Nunca dejo de pasar por acá: ideas originales, siempre diferentes y abundantes. Las estrellas son el pan esponjoso y la mostaza que le da una personalidad inigualable.
  • En la zona de restó probé el curry de cordero, chutney de coco y pan paratha, que también venía con cilantro y naranja: una fiesta para los que amamos lo agridulce, creado por Restaurante Elena y Dabbang.
  • El color siempre lo tiene el Drink Truck de Gancia, que se lució junto a sus compañeros 878JulepGran bar Danzon, Johnnie Walker Highball Bar, Chandon y Sidra 1888.
  • Además, a la entrada del evento recibió Cafe San Juan, el clásico de San Telmo.

La feria cuenta con el Mercado (lleno de productos que se acercan desde cada rincón del país), los puestos Restó (distribuidos a los costados del galpón de El Dorrego), los puestos de brasas bajo el sol (cerca de las zonas verdes y las mesas para sentarse) y los foodtrucks, tan variados como únicos. Cada uno con 3 opciones, de $100, $150 y $200.

Ideal para compartir gustos y sonrisas con esas personas que iluminan nuestra vida. Yo ya no veo la hora de que llegue la próxima edición.

Para descubrir otros eventos de gastronomía en Buenos Aires seguí por acá.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *