PADRE: latte art de colores y cerveza en un sólo lugar.

PADRE: latte art de colores y cerveza en un sólo lugar.

“Donde extraños se convierten en amigos” es el lema de PADRE Coffee and Beer. Llegamos a la esquina de Jorge Luis Borges 2008 (una buena pista para empezar grandes historias) y me encontré con varios espacios a descubrir en un solo lugar. Hacia la derecha está la barra de café: no sólo se pueden pedir clásicos, también hay distintos métodos de preparación disponibles (prensa francesa, aeropress, chemex, V60) y tragos especiales (un pendiente para la próxima vez).
⠀⠀
Muy cerquita puede verse la maquinaria tradicional acompañada por los productos del lugar, remeras, gorras, mochilas y la taza “Padre”, la misma que usan para servir sus bebidas y que regala esa sensación de seguridad invernal que sólo un café puede darte.
⠀⠀
Nos sentamos en una mesa junto a la ventana, hacía mucho tiempo que planeábamos visitarlo y teníamos una idea muy clara en mente.

Latte art de colores

¿Qué nos trajo inicialmente a PADRE? Pocas cafeterías en Buenos Aires ofrecen latte art de colores y esta es una de ellas. Pedimos un Latte, un Vainilla Latte y un Mocha que fueron preparados con mucho amor en distintos tonos. En el caso de la bebida de chocolate se notaba mucho más por el contraste del cacao. Es importante saber que sólo se puede aplicar a las bebidas que contienen leche (las proporciones están clarísimas en la carta).

¿Cuándo sé que un Vainilla Latte está bien hecho? El equilibrio entre leche y café es perfecto, se siente el sabor espresso pero es suave como la espuma. El toque avainillado es como una caricia y el dibujo en colores se conserva hasta que se vacía la taza si es que no lo mezclamos con la cuchara. En estos casos yo nunca agrego azúcar así que disfruté la bebida artística hasta el final.
⠀⠀
Nos pusimos al día mientras la tarde se transformaba en noche y las tazas se iban abrazando a las manos hasta encontrar su lugar. Lo acompañé con huevos revueltos y tostadas, que hacía mucho que no probaba y ya estaba extrañando.
⠀⠀
En ese momento sentí que podría volver mil veces y que si, Padre podría ser nuestro búnker de tardes ganadas más que perdidas.

El lado B: café y cerveza

El nombre ya adelanta que no sólo hay café sino también cerveza, pero lo interesante es que además de ser secciones diferentes en la carta, también podés encontrar espacios distintos dentro del local. ⠀⠀
Luego de pasar por la zona de cafés de especialidad, las paredes ya te dan una pista de lo que vas a encontrar al fondo a la derecha. Las cervezas y las hamburguesas tienen su propia barra personalizada, también sus pizarras siguiendo el mismo estilo.
⠀⠀
Esta vez íbamos especialmente para la merienda, pero tener la certeza de que se trata de un local que se reinventa durante el día y puede ser hogar de distintas comidas y momentos hasta la medianoche le da un sabor especial. Un blend de experiencias que no todos saben ganarse.

Más lugares increíbles para descubrir latte art por este camino.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *