Café Haus: latte art, colores y gatitos.

Café Haus: latte art, colores y gatitos.

Café HAUS es puro latte art colombiano instagrameable en plena Avenida Santa Fé al 3618.

Ya es la hora de la merienda. Y también de recordar una de ellas en pleno corazón de la calle Santa Fe. Después de un viernes intenso de trabajo quedé para ponerme al día con una de esas amigas que es puro arte: covers geniales, ilustraciones únicas en su especie y animaciones mágicas. Lo más lindo de contarle a los que quiero mi pasión por descubrir lugares nuevos es que te sugieren nuevos espacios para cenar y merendar.

Cafés sorpresa

Café Haus es conocido por su latte art estrella, y entre los protagonistas se encuentra el Caramel Cat 3D, una obra de arte pensada para sacarle mil fotos antes de probar el sabor a vainilla. Lo moví con cuidado para buscar el mejor ángulo junto a las arepas y sólo hizo falta hacer click. La imagen ya hablaba por sí misma. 

Como queríamos probar los dos clásicos, decidimos que una iba a ir por el Caramel Cat 3D y otra por el Rainbow Coffee, que aquí les presento. Viene en una taza negra para que se note aún más el contraste con las chispas de colores en la base. A medida que lo vas tomando el dibujo se mantiene, a menos que hagas una revolución con la cuchara.

Un oasis en la ciudad

Si, está a un paso de Scalabrini sobre Santa Fe. No, no se siente el ruido intenso de la ciudad. Al ingresar a través del portal que nos cuenta que se trata de un café de especialidad podemos ver todas las variedades en grano en la entrada. Adentro el lugar parece hacerse cada vez más profundo. Fuimos hasta el final: muebles de madera y mesas decoradas con plantitas. Se logra un silencio tal que te desafío a no quedarte charlando hasta que se haga la hora del cierre. Café haus tiene esencia colombiana y se ve en una bella lista de opciones, entre ellas, mil tipos de arepas 🙂 

Me quedé con las ganas de probar más opciones, pero de eso se trata visitar los lugares: cada vuelta es una nueva experiencia. Nos quedamos charlando sobre la vida hasta que cerró el lugar, la lluvia ya empezaba a hacerse notar y aún me quedaban muchos charcos por saltar esa noche. 

Más cafés increíbles por descubrir siguiendo este camino.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *